lunes, 18 de septiembre de 2017

¿Del consumo a la utopía? Reflexiones para los padres…

 Tomado de Cusabi.cu
¿Hacemos más felices a nuestros hijos cuando nos afanamos en llenarlos de cosas lindas y brillantes? ¿O más bien les estaremos creando necesidades ficticias que siempre pueden ser fuentes de frustración?

Después de comprar los forros de princesas o Minions, los rollitos de nylon que alcanzan para seis libretas y cuestan un dólar, las figuras geométricas impresas en cartulinas, los marcadores de Disney plastificados para que duren todo el curso, el delantal, la sufridera y el doyle , también plastificados y con los muñecos de moda, las toallitas y las servilletas que hacen juego con el resto del equipo y son prácticamente iguales a las de los otros niños, el títere y hasta la planta ya sembradita en su latica de leche condensada, te sientes aliviada, ya tienes casi todo lo “necesario” para empezar el curso, pero al mismo tiempo, sabes que tendrás que apretarte el cinturón todo el mes porque no quieres ni pensar en cuánto dinero se te fue y, de repente, extrañas a tu abuela…

Se venden forros y nylon

Aquellos tiempos en que abuelita…

… cosía los delantales con cualquier pedacito de tela, improvisaba un títere de retazos y nos hacía un mantelito, menos sofisticado que los doyles de Frozen o el Rayo McQuin, pero único y tocado por la gracia de sus manos hábiles y tiernas.

Aquellos tiempos en que importaba el contenido de los libros y las libretas, que eran muy felices forradas con revistas rusas, papeles de regalo de los de gaticos o con algún invento del más artista de la familia, mi mamá, por ejemplo, raspaba crayolas de colores sobre un pliego de papel blanco (afiche, almanaque lo que hubiera a la mano), derretía aquello con la plancha y dígame usted, yo llevaba lo último en producción para la escuela.

¿Las sufrideras? Siempre fueron grandecitas, no del tamaño de una hoja tipo carta, una buena caja de cartón abierta y forrada por el más curioso de la familia, con figuritas recortadas de algún libro y el toque final un nylon que, la verdad, no recuerdo de dónde salía. Los marcadores, sobra decirlo: tiras de cartulinas con el respectivo piquito al final y si los dibujabas con plumones, eran la bomba, pero tampoco te costaba la vida llevarlos coloreados con lápices de colores o hasta en blanco.

Venta de artículos para los escolares

Y qué decir de las “loncheras”, nuestras loncheras eran bolsitas de tela que se enchumbaban cuando sudaba el pomo (casi nunca termo) del agua, pero nada todos las teníamos más o menos iguales y nuestros padres se las arreglaban para que no se mojara el pan, eso sin contar que duraban todo el curso.

Dime la verdad ¿cuántas mochilas usaste en la primaria? Yo no recuerdo con exactitud, pero puedo jurar que no llevaba una nueva cada curso, a veces no por falta de dinero o de ofertas en las tiendas, sino porque en la cabeza de casi nadie cabía que si la del año anterior esta “entera”, fuera una necesidad comprar otra para el próximo septiembre.

Los hombres no tienen tiempo de conocer nada, compran las cosas hechas en los mercados…

Gracias a la vida no hay, aún, mercados de amigos, y los niños sigue obligados a ejercitar sus encantos para hacer amigos el primer día de clases, pero no me extrañaría que en los próximos años alguien saque una licencia para poner un taller de amigos, jugosa matrícula por medio, y así ya lleguen a la escuela con los amigos asignados.

Todos los que hoy somos padres, podemos recordar cuánto se disfrutaba aquel “hacer” en familia las cosas, seguramente usted estará pensando, como yo, en algunos de los tantos inventos con que le alegraron la infancia sus padres, tíos y parientes, o los ratos que compartió en los últimos días de vacaciones ayudando a prepararlo todo para la escuela.

Y ese es el primer sabor amargo que me queda después de dejarme arrastar, de a ratos, a esta mala copia de las sociedades de consumo, donde no hay tiempo para conocer ni hacer y el único camino es comprar: ¿qué les estamos enseñando a nuestros hijos? ¿Los estamos haciendo más felices al llenarlos de cosas lindas y brillantes? ¿O más bien les estaremos creando necesidades ficticias que siempre pueden ser fuentes de frustración, complejo y discriminación?

Que el búcaro no sea más que la flor…

Finalmente Martí, sabio, me zarandea a tiempo, me sacude con esa frase que le escribió a su niña querida. “Mucha tienda poca alma”, le advirtió, “quien lleva mucho adentro necesita poco afuera”…  El curso apenas comienza y en las escuelas cubanas nuestros niños tienen uniformes accesibles para todos, materiales docentes y libros gratuitos, la misma maestra para los que llevan la mochila de Mickey Mouse y los que prefirieron una más simple y económica. Los padres deberíamos pensar, y me incluyo, qué es lo que verdaderamente necesitan para  aprender y crecer y no enredarlos, ni enredarnos con superficialidades.

Como todos, claro que disfruto darles gustos a mis hijos y no tengo nada en contra de las cosas lindas, atractivas, solo me cuestiono la falsa necesidad y el afán desmedido por tenerlas. “Yo lo entiendo, pero si el mío no lo lleva lo miran mal”, me dice con verdad una amiga, también yo me he deshecho en afanes de ese tipo, pero qué tal si nos salvamos, miramos bien todos de una vez y recuperamos lo esencial ¿será una utopía?º

martes, 12 de septiembre de 2017

Felicitan a periodistas y comunicadores por cobertura al paso de huracán Irma

Felicitan a periodistas y comunicadores por cobertura al paso de huracán Irma
A todos los periodistas y trabajadores de la prensa cubana:
Todavía en fase recuperativa en casi todo el país, la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) felicita a los periodistas y comunicadores que actuaron como verdaderos héroes y heroínas para mantener informadas a cada minuto de manera profesional y ética las incidencias del paso del huracán Irma por nuestro territorio, con la premisa de que el periodismo es una actividad con alto grado de responsabilidad social y, sobre todo, de servicio público.
Junto con las autoridades y las fuerzas convocadas para asegurar la vida de más de 11 millones de cubanos y cuantiosos recursos materiales en riesgo por el paso del huracán, la experiencia de estos días demostró la labor intensa, arriesgada y prolongada que realizaron los periodistas y medios de comunicación con el propósito de mantener enterada de cada detalle a la población en una situación que afectó a todo nuestro archipiélago.
Nuestros profesionales no solo mantuvieron informados a los cubanos y al mundo del paso de Irma, sino que siguieron las instrucciones de los Consejos de Defensa, alertaron de manera inmediata los preparativos para enfrentar el meteoro, acompañaron a las autoridades durante el tenso tránsito de Irma dentro o en las proximidades de nuestro territorio, y gestaron alianzas que permitieron una colaboración permanente entre profesionales de la radio, la televisión, la prensa escrita y la digital para mantener las transmisiones en todas las circunstancias y por todos los medios posibles.
En particular, se destacaron los jóvenes profesionales que vivieron su primera experiencia ante una situación como esa y junto a otros experimentados informadores, garantizaron el trabajo a tiempo completo en situaciones de contingencia, integrados cuando hizo falta en cadenas que aún están interconectadas para garantizar la fase recuperativa y documentar tanto los daños como la activa participación del pueblo en las labores de recuperación.
Como ocurrió en Santiago de Cuba, con el huracán Ike; y en Guantánamo, con Matthew, con Irma los periodistas demostraron otra vez que la información puede salvar vidas y la importancia de incluir en todos los espacios posibles la comunicación relacionada con la gestión del riesgo de desastres y la interacción permanente con las fuentes públicas ante la emergencia, la rehabilitación y la reconstrucción de las zonas dañanas.
La UPEC convocará proximamente un taller donde se narren las experiencias periodística de la gestión del riesgo de desastres y sus distintas etapas durante el huracán Irma, el papel que desempañaron los periodistas y las fuentes en este proceso, y cómo proveer de herramientas útiles para el trabajo en este tipo de circunstancias, a partir de lo vivido y narrado en estas jornadas de septiembre.
Felicitamos una vez más a nuestros profesionales, que demostraron que el periodismo cubano obedece al interés colectivo, tiene una vocación eminentemente social y una altura ética digna de los herederos de Martí y de Fidel.
Unión de Periodistas de Cuba

¿Qué hacer en casa después de un huracán?


Consejos útiles que le pueden servir a usted y a su familia en caso de haber enfrentado los embates de este tipo de meteoro

Juventud Rebelde

Trate bien el agua
  • Bebe solo el agua potable que almacenaste. Hierve la que vayas a tomar, por diez minutos en ebullición.
  • Purifique el agua con alguno de estos métodos:
1. Cuele el agua, usando toallas de papel o varias capas de tela.
2. Deje el agua en un recipiente por 24 horas para que las partículas sólidas se asienten en el fondo.
3. Agítela y déjala descansar por 30 minutos.
4. Añada 20 gotas de una solución al 2% de tintura de yoduro por cada galón de agua.
  • Almacene el agua en recipientes que no se degraden ni se rompan.
  • En el caso de la leche en polvo hay que ser cuidadoso con el agua que se usa. Es preferible que se utilice embotellada para evitar contaminantes y problemas gastrointestinales.
Aliméntese correctamente
  • Evite consumir productos que han estado expuestos a inundaciones. Use utensilios desechables  para prepararlos cuando no tenga agua para limpiar o desinfectar.
  • Identifique los alimentos perecederos. El consumo de estos pueden causar enfermedades, independientemente de que se hayan cocinado bien.
  • Cuida que tus alimentos estén limpios. No comas nada crudo ni de procedencia dudosa.
  • Si piensas comer carne, pollo, pescado o huevos refrigerados o congelados que aún se conservan a temperaturas seguras, es importante que cada producto se cocine muy bien y a la temperatura adecuada correspondiente para asegurarse de que se destruya cualquier posible bacteria de origen alimentario.
  • Evite sobrecargar la nevera para que el aire frío circule entre los alimentos.
  • Lava las frutas y las verduras con agua procedente de una fuente segura antes de consumirlas.
  • Adobe las carnes, aves y pescados lo más rápido posible para su preservación.
  • Puede emplear el método de la curación, que el arte de conservar la carne en sal y con especias. Los alimentos se descomponen cuando penetran en ellos unos microbios o bacterias que los destruyen. Pero si esos alimentos se salan bien, la sal extraerá el agua de sus células, pues la atrae osmóticamente, y eso impedirá que los microorganismos puedan vivir. Las especias contribuyen también a la conservación y le dan un sabor agradable y variado al producto conservado, pero por sí solas no pueden impedir la descomposición como lo hace la sal. Las especias que elijamos dependerán de nuestros gustos.
Otros consejos para su salud
  • Evita permanecer cerca de agua estancada para evitar infecciones.
  • Saca y desinfecta todos los muebles de tu casa, para prevenir el moho y hongos.
  • Actualice su botiquín de primeros auxilios
Cuidado con la electricidad
  • Aunque esté sin corriente, no toque ninguna línea eléctrica que esté colgando o en el suelo. Puede ser un arma mortal
  • Aléjese del agua en contacto con algún alambre o cable eléctrico
  • Evite usar equipos eléctricos que se hayan mojado durante el huracán.
  • Supervise a sus niños y evite que toquen cualquier tendido
  • Tenga cuidado al reinstalar su antena de televisión. Fíjese que no haga contacto con la línea eléctrica
Tenga a mano un Directorio
  • Resulta imprescindible tener a mano un directorio telefónico, con sus contactos principales. Tenga en cuenta que su celular puede quedarse sin carga
  • Coloque en su directorio los números de emergencia(Policía, Hospitales, Bomberos,etc)
Manténgase informado
  • De ser posible, sintonice la televisión y la radio, y lea los periódicos del país y de su localidad, para que se mantenga informado de las principales medidas después del paso del huracán.
  • De carecer de fluido eléctrico, podrá usar el radio de pilas o escuchar la programación de las emisoras nacionales, como Radio Reloj o Radio Rebelde o las emisoras provinciales  por su teléfono celular, en FM.
Aléjese de las construcciones y estructuras inestables
  • Manténgase alejado de edificios y estructuras dañadas
  • Salga de inmediato si escucha cualquier ruido anormal que pueda indicar que la estructura está a punto de caer